fbpx

Ser listo y ser inteligente son dos términos relacionados pero diferentes, que a veces se utilizan indistintamente por error cuando no se está al tanto de las diferencias existentes entre ambos. Vamos a conocer la diferencia entre ambos y si es mejor ser listo o ser inteligente:

Ser inteligente

Una persona inteligente es, por definición, aquella con un cociente intelectual superior a la media. El cociente intelectual o CI es una medida utilizada para medir la inteligencia. Ésta se determina mediante una prueba en la que la media de la población se sitúa en 100 puntos. Un individuo con una puntuación de 130 o más es considerado con altas capacidades o superdotado. Otra característica importante de la inteligencia es que no puede ser modificada a voluntad. 

Aquel que es inteligente tiene gran capacidad para entender, pensar y manejar información. Tiene mucha habilidad para resolver problemas de gran dificultad en los que se requiere un alto nivel de lógica. Analiza y desmenuza los retos que se le plantean hasta encontrar la solución perfecta. Tiene visión a largo plazo y hace de lo complejo algo sencillo. 

No existe un solo tipo de inteligencia, habiéndose identificado hasta el momento 13 tipos de inteligencia distintos. Sin embargo, y según te contamos en el post «Mejoras en el sistema educativo» uno de los problemas de los que adolece el actual sistema educativo radica en que no forma a los alumnos en los distintos tipos de inteligencia.

Ser listo

Ser listo no es lo mismo que ser inteligente. Lo que todo el mundo entiende por ser listo es que una persona muestre rapidez para afrontar situaciones de la vida. Un individuo listo es alguien despierto y astuto. Está atento a lo que sucede a su alrededor, y responde con más velocidad que el resto de la gente. Tiene facilidad para enfrentarse a las situaciones cotidianas de la vida, le resulta más fácil que al resto. Aprende de las situaciones y experiencias vividas. 

Diferencias entre ser listo y ser inteligente

La diferencia entre ser listo o inteligente se aprecia sobre todo en la consecución de objetivos. Mientras que los sujetos inteligentes analizan y segmentan la información para llegar al resultado correcto, los listos son más decididos y muy eficaces a la hora de realizar cualquier actividad. Por tanto, ser listo es generalmente sinónimo de tardar menos tiempo y mostrar más habilidad a la hora de resolver un problema común que ser inteligente. Pero hay que tener en cuenta que la persona lista no tendrá las mismas capacidades que una inteligente para resolver cuestiones de mayor dificultad, que solo podrán ser resueltas por personas con un elevado cociente intelectual. 

Otra gran diferencia entre ser listo o ser inteligente reside en la visión temporal. Un sujeto inteligente tiene una visión más a largo plazo que el sujeto listo, que está interesado en los resultados a corto plazo.

inteligente o listo

Y quizá la más importante es que un individuo puede cambiar lo listo que es, dependiendo de las situaciones de la vida o la educación. Es decir, esta capacidad puede mejorarse y expandirse. En cambio, la inteligencia no es algo modificable. Estudios recientes revelan que puede disminuir o aumentar en la adolescencia, pero no tiene relación con el esfuerzo de una persona por cambiarlo, ya que el rendimiento de algunas personas aumenta, mientras en otras disminuye, sin seguir un patrón establecido. 

Una persona con talento para algo es alguien inteligente; mientras que ser listo es una capacidad que se educa, y en la que el esfuerzo juega un papel decisivo. Para más información sobre el talento y el esfuerzo visita nuestro post: Qué es más importante, ¿el talento o el esfuerzo?

¿Es mejor ser listo o ser inteligente?

Cada característica favorece la mejor resolución de situaciones distintas. Es mejor ser inteligente para resolver cuestiones de gran complejidad, mientras que es mejor ser listo para resolver con mayor astucia e incluso velocidad cuestiones de la vida cotidiana.

Así, aunque de forma global no podamos decir que predomine una sobre la otra, está claro que la conjunción de ambas (ser listo y ser inteligente a la vez) es la condición perfecta para alcanzar el éxito. Como claro ejemplo tenemos a un genio como Einstein, una persona lista e inteligente. 

Desde la Sociedad Española de Excelencia Académica estamos en contacto con los grupos de altas capacidades intelectuales y con las agrupaciones de estudiantes sobresalientes como La Facultad invisible para ponerlos en valor y conocer de primera mano la mejor forma de ayudarles a destacar profesionalmente.

¿Estás de acuerdo con nosotros? ¡Cuéntanos!